OJALA QUE NUNCA OCURRA

El dos mil sesenta era
un planeta desolado
ojala no sucediera
lo que terrible he soñado.

Robot hand holding a bulb on a conceptual idea technology. Clipping path included.

No había el ser de talento
ni abundaba la natura
y la vejez prematura
causaba en el ser tormento.
Producir solo es momento
el crear una quimera
sin libertad verdadera
el niño no era mimado,
más lo nunca imaginado
el dos mil sesenta era.
II
La comida era sintética
sin agro en zonas rurales
ante normas estatales
brillaba la cibernética.
Ausente la estancia estética
la industria estaba de al lado
el ser automatizado
estático proseguía,
más la tierra parecía
un planeta desolado.
III
En los ámbitos sociales.
sin arte, ciencia y cultura
el ser sin alma de altura
mecanizaba caudales.
Sin los eventos locales
la ciudad muy fría era
y nadie con fe sincera
despejaba el imprevisto,
el trágico modo visto
ojala no sucediera.
IV
Era el mar para el sediento
Desalinizado al fin
el agua en todo el confín
fiel humano complemento.
Reinaba un orbe violento
por el suelo envenenado
y al estar contaminado
no había ruta certera,
más que no ocurra quisiera
lo terrible que he soñado.
V
Sin un valle de ambrosía
y el horizonte desierto
nos dejaba al descubierto
una enferma ecología.
Por eso sin ruta impía
la bondad brille en torrente
forjando entorno aparente
tras futuro de verdad,
que habrá fiel humanidad
si se cuida el medio ambiente.
VI
Las nuevas generaciones
frente a errores de hoy día
sufrirán de senda impía
por ajenas ambiciones.
Los que hoy ganan sus millones
a causa de ser potencia
delegan oscura herencia
y un futuro sin visión
más no dará solución
ni la sabia de la ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *