LAS DOS CUNAS DE MI VIDA

Moquegua y Chincha hoy en día
me ofrecen luz soberana
por sendas que el tiempo hermana
abrigan el alma mía.

Al cielo mi rezo eleva
una sentida plegaria
bendice mi labor diaria
mis energías renueva.
Mi espíritu se subleva
brota mi raza bravía
mi sangre jamás se enfría
es que la décima aflora,
pues me inspiran de la aurora
Moquegua y Chincha hoy en día.
II
Vi de quincha la vivienda
de adobe con más razón
costumbre era tal visión
en mi ya lejana agenda.
Lo que digo no sorprenda
en mi niñez fue galana
soy de la patria chinchana
y en Moquegua vivo grato,
más mientras como mi gato
me frecen luz soberana.
III
Si el árbol reseco llora
¿Por qué canta el pajarillo?
será que el nidal sencillo
¿En la vejez atesora?
Esto en mi ser avizora
una nostalgia cercana
si al charco vuelve la rana
como no extrañar mi lecho,
me pongo la mano al pecho
por sendas que el tiempo hermana
IV
Tengo la fuerza del viento
en mi esencia majestuosa
mi rima surge preciosa
a mi entraña le da aliento.
Así a mi chincha la siento
por heredar su valía
y hoy Moquegua me da vía
es que a dos suelos les canto,
son tierras cual tibio manto
abrigan el alma mía.
V
Mi poética expresión
de centro y sur es reflejo
emana un albor parejo
de equitativa visión.
Surge mutua sensación
pero nada me consterna
sobre avanzada fraterna
mi final se consolida,
pues si una me dio la vida
la otra es la cuna eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *