EL MAL QUE NUNCA TERMINA

Si solo adora al dinero
en desmedida ambición
su codicia es lo primero
¡SIN DAR NORTE A SU FUNCIÓN!

El oro si es que fascina
y a su objetivo desplaza
su derrotero lo aplaza
que ante el metal más se inclina.
Tal querencia determina
no ser de esencia heredero
más que negociante artero
conquistando su riqueza,
pero hay ego en tal vileza
SI SOLO ADORA EL DINERO.
II
Si con trabajo consigue
y comparte su ganancia
a dar la mano a la estancia
es valor si bien prosigue.
Si en esa línea no sigue
llegando a la corrupción
es avaro sin visión
que al entorno dilapida,
direccionando su vida
EN DESMEDIDA AMBICIÓN.
III
Si su ingreso lo acomoda
excluyendo al que está al lado
es tan solo aprovechado
que su apariencia se enloda.
Como se las sabe toda
con el igual compañero
en un sedicioso esmero
se adueñan de enromes sumas,
entre delictivas brumas
SU CODICIA ES LO PRIMERO.
IV
Honrando a la cofradía
que es un círculo cerrado
sucede lo más vedado
consolidando falsía.
Con siniestra alevosía
en secreto es toda acción
del botín, repartición
ocurre sin resquemores,
gozando de sus honores
SIN DAR NORTE A SU FUNCIÓN.
V
Abunda en actividades
habiendo las excepciones
que sin más complicaciones
de honradez lucen bondades.
Más hay el de mezquindades
millones lo hacen soñar
pero es en vano su actuar
pues resulta hasta infecundo,
si el día que deje el mundo
¡NINGÚN BIEN SE VA A LLEVAR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *