REFLEJO DE LUZ DIVINA

Es quien se gana el respeto
Dando amor con fe sincera
Si ejemplar asume el reto
¡ES LA MADRE VERDADERA!

Es la de real empatía
Más no con aires de juez
Si no brinda calidez
Y del hogar es la guía.
Frente al caos da armonía
Y nadie se quede quieto
Sacándole del aprieto
Sin la fingida confianza,
Y al dar senda a la esperanza
ES QUIEN SE GANA EL RESPETO.
II
Es mujer de simpatía
Que no admite el engreimiento
Es la que invoca talento
Motivándole valía.
No le inventa nombradía
Cuando en su nube lidera
Le aclara sin más quimera
Que avance con fe absoluta,
E infunde materna ruta
DANDO AMOR CON FE SINCERA.
III
Su verbo se torna en ley
Sin ser guardián de los hijos
Y le da nortes prolijos
Como acostumbra la grey.
No lo cría como rey
le otorga su porte neto
y sin el rumbo obsoleto
No le admite empeño vano,
Y lo acerca al soberano
SI EJEMPLAR ASUME EL RETO.
IV
Si se casa el descendiente
a los recientes esposos
le da consejos grandiosos
Y tomen rumbo eficiente.
No es la que constantemente
Quiere todo a su manera
Que elabore su bandera
Y su forma de existir,
Pues la que deja vivir
¡ES LA MADRE VERDADERA!
V
No garantiza a ninguno
En el entorno sociable
Ni los juzga irrevocable
En momento inoportuno.
Le da un derrotero alguno
Sin pintarlo de eminencia
Y en virtud a su experiencia
Que genere un derrotero,
Y sea en todo primero
CON EL TRABAJO A CONCIENCIA.
VI
La calle es un mundo aparte
Que cambia al más adiestrado
y el de casa va a su lado
Y tal vacío comparte.
No es su prole la obra de arte
está sujeto al error
Por eso le da candor
E ilumina su penumbra,
Y va que a diario le alumbra
¡COMPARTIENDO PAZ Y AMOR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *