ÁNGEL EN GLORIA DE DIOS

JUANA ORDOÑEZ parte al cielo
Dejando huella imborrable
El educar fue su anhelo
¡CON AFECTO INVALORABLE!

De moqueguanas raíces
hija de CARLOS y ELVIRA
y de niña el arte admira
Más sus benditos matices.
Irradia nortes felices
esbozando níveo velo
Y derrotando al desvelo
Su espacio no fue sombrío,
y hoy dejando gran vacío
JUANA ORDOÑEZ PARTE AL CIELO.
II
De generosos talentos
Fue promoción desde antaño
Que por nada le era extraño
Feraces conocimientos.
Fue forjando los cimientos
Al alumno inmarchitable
Y con afecto adorable
Les generaba virtudes,
y fue siempre en juventudes
DEJANDO HUELLA IMBORRABLE.
III
Instruía con sapiencia
Junto a danza y poesía
y les creaba armonía
Más fehaciente conciencia.
Con sólida competencia
El joven tomaba vuelo
Y sin mínimo recelo
Formaba al ser deslumbrante,
y por Moquegua brillante
EL EDUCAR FUE SU ANHELO.
IV
Fue poeta de inquietudes
Con el verbo de ambrosía
Y su palabra da vía
A un sendero de actitudes.
Era fuente de aptitudes
De un versar inapagable
Y su estilo inigualable
era un himno a la dulzura,
y denotó su ternura
¡CON AFECTO INVALORABLE!
V
Fue muy bien reconocida
Por sutil educadora
Y por vena creadora
De literaria medida.
Le dieron mano extendida
En honor a sus virtudes
Y al denotar aptitudes
Dio su ofrenda identidad,
Y es que amaba a su ciudad
DE BONDAD A PLENITUDES.
VI
Del gran alumno, valor
Por maestra y noble vate
Y en el alma del ser late
Como herencia tu esplendor.
Hoy se apaga el resplandor
Al irte a norte solaz
Pero en todos queda un haz
De tu imagen tan fraterna,
Y al marcharte a faz eterna
¡JUANITA DESCANSA EN PAZ!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *