AL SANTO DE LA HUMILDAD

SAN FRANCISCO siendo santo
Por su espiritualidad
Fue un difusor sin quebranto
¡DE LA ESPIRITUALIDAD!

Italia lo vio nacer
En medio de la riqueza
y vivió entre la grandeza
Junto al gozo y el placer.
Sufrió arrestos por doquier
Más Jesucristo entre tanto
Cubriéndolo con su manto
Le fue indicando el camino,
Y se entregaba al divino
SAN FRANCISCO SIENDO SANTO.
II
Cristo va que le revela
Su misión en este suelo
Y si cumple sin recelo
Será su verbo una escuela.
Desarrolla lo que anhela
En medio de la maldad
Pues no falta mezquindad
En el ruin e insensato,
Sufriendo en vida maltrato
POR SU ESPIRITUALIDAD.
III
Después de vana actuación
La providencia en verdad
Le indicó que a la humildad
Debe dar valoración.
Inicia transformación
Contra todo desencanto
y entre crítica y espanto
va imponiendo calidades,
Y es que de DIOS y bondades
FUE UN DIFUSOR SIN QUEBRANTO.
IV
Cuando estaba en la pobreza
la Iglesia va que construye
es que de su alma le fluye
Su católica entereza.
Saca a flote su realeza
Y denota cualidad
venciendo toda maldad
con su esencia noble y pura,
Y es santísima figura
¡DEL ALBOR DE CRISTIANDAD!
V
Estigmas del Redentor
En su cuerpo se reflejan
Luce heridas que semejan
A las que tuvo el Señor.
Por al que es fundador
De Franciscana unidad
Por eso con dignidad
Fue imponiendo su doctrina,
Que todo el mundo se inclina
¡HONRANDO A SU SANTIDAD!
VI
La natura fue su oriente
Y por amar sus caudales
Y es Patrono de animales
Más de todo el medio ambiente.
Por humano complaciente
Ajena a toda ambición
Es ejemplo de misión
Y de cumplir una meta
Por eso se le respeta
¡POR SUBLIME CONVICCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *