IMBORRABLE EN EL RECUERDO

Son tres años que partiste
A tu descanso en el cielo
Un dolor sin fin persiste
¡QUE HACE FALTA TÚ CONSUELO!

Ni la fiel resignación
o el pésame más sentido
A mi vida da sentido
Luego de tu defunción.
Esta cruel separación
A mis sueños detuviste
Y mi entraña no resiste
Existir sin tu querer,
Más  retornando al ayer
SON TRES AÑOS QUE PARTISTE.

II

Tu espacio al servir la mesa
Permanece solitario
Y es que en tu lugar a diario
hay un vacío que pesa.
Ya nadie da la sorpresa
Ni hay la  voz que cae a pelo
Ni se apacigua el revuelo
De alguna diversidad,
y hay tan dura soledad
¡QUE HACE FALTA TÚ CONSUELO!

V

Tu presencia de mujer
Te hace más inolvidable
Y no hay nada comparable
Con tu afecto por doquier.
Lucía tu alma poder
Cual diosa de blanco  velo
Y tu ser alzaba vuelo
en  pos de norte solaz,
que pido a DIOS brinde paz
A TU DESCANSO EN EL CIELO.

III

Tu sonrisa divinal
Palpita solo en la mente
Y de tu verbo elocuente
Hay silencio espiritual.
Tu figura maternal
Ya no irradia complacencia
Ni se comparte la esencia
Por una acción del destino,
Y a esta altura  del camino
INSOPORTABLE ES TU AUSENCIA.

VI

Eras fuente de armonía
Por ejemplo de cordura
Y te nacía mesura
Compartiendo noble vía.
De tu entorno, fértil guía
Y ya no hay de que te fuiste
Por eso es que avanzo triste
Al no tenerte a mi lado,
y en mi corazón golpeado
UN DOLOR SIN FIN PERSISTE.

Sé que ya estás en la gloria
Del universo infinito
Pero yo te necesito
Para escribir nueva historia.
Por eso te pido euforia
Y un  haz de tu fiel candor
Para tener resplandor
Y nacer en poesía,
E imprégname de  ambrosía
¡PARA VIVIR SIN TU AMOR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *