PARA ANGIE CON AFECTO

Honrando a JUANA CRISTINA
 Por tu fe tan singular
Irradias luz cristalina
¡EN EL ORBE FAMILIAR!

Al cumplir un año más
Me nace una reflexión
De mamá tienes visión
Y grato afecto verás.
Luces realeza además
Forjando senda genuina
Y la razón determina
Al compartir tus bondades,
Y vas con identidades
HONRANDO A JUANA CRISTINA.
II
Forjas ecuánime ruta
En el entorno hogareño
Realizándose el gran sueño
De la confianza absoluta.
La alegría se disfruta
Y se bendice el lugar
más la dicha sin cesar
Elimina las fronteras,
Y se vencen las barreras
POR TU FE TAN SINGULAR.
III
Compartes muy generosa
Parte de tu vibración
Y germina la visión
De tu faz maravillosa.
Trasmites fuerza grandiosa
Y todo albor se encamina
que armonía se combina
bajo solida hermandad,
Y por fiel identidad
IRRADIAS LUZ CRISTALINA.
IV
Das tus justas decisiones
En aras de la cordura
Y tu empatía apertura
Las más claras proyecciones.
Incentivas creaciones
Y surge el arte sin par
más su encanto a todo dar
revive la inspiración,
Y sigue la tradición
¡EN EL ORBE FAMILIAR!
V
Con JORGE enfrentas la vida
En pos de rumbos certeros
Y los alumbran luceros
Que el anhelo consolida.
Hay la euforia consentida
En horizontes de esteta
y se construye la meta
que bendice el soberano,
junto a CRISTOFHER y ADRIANO
Y QUE RENATO COMPLETA.
VI
El hecho de estar unidos
De JUANITA era su anhelo
Y seguro que del cielo
Da sus votos desprendidos.
Por eso ya reunidos
Que ilumine nuestra vía
Y sea por siempre la guía
Heredándonos su calma,
que hoy con fuerza del alma
¡TE DESEAMOS FELIZ DÍA!

PARA ANGIE CON AFECTO
Al llegar a casa en brazos de mamá
Yo también nací.
Venías del edén con llanto angelical
Y yo del eterno silencio de mis días sin luz.
Cambiaste el universo con un gemido
Y se volvió paraíso el orbe de mis sueños
nombrándote princesa
Por mandato de DIOS
Y te coronaron los ángeles
Entre cantos y alabanzas.
Por eso anhelo caminar todos los días
entre prados y valles de verdor profundo,
Coger la flor más tierna de la tierra
Y hacer un ramo a tus pies.
Ansío estés a mi lado
Mirar tus ojos
Y verme retratado
En el azul profundo de tu inocencia,
Pues cada sonrisa
es una lágrima menos en mi corazón.
Cada palabra de tus labios
Es un mar de aliento a mis sentidos
Haciendo germinar en la soledad
De mi desértico valle
La semilla de la paz.
Más no quisiera verte crecer con el tiempo
Para tener siempre tu mirada infantil
y cuando ya no pueda andar me lleves del brazo
hacia la eternidad
más no recorras mis pasos,
Y vivas dichosa con tus juguetes de niña,
para reír juntos como de tu primer diente
Y caminar de la mano por las calles del mundo
Como una hermana menor.
 
EL COROLARIO A LA DICHA
En la existencia humana
En su callado silencio o el bullicio matinal
Así sumen atardeceres sin límites
Por el trascurrir del tiempo,
Nunca falta un despertar
Según el peso de los años
Y el trato singular de la vida.
Más si del alma hay reflejo
De nuevas alboradas;
Al pintar el cielo el cielo
Con el color de su inocencia
Y alegrar al mundo con su sonrisa brillante,
La energía precoz
Señala un derrotero
Visualizando la gloria
Y busca el eco maternal
Para nacer en flor
Y acercarse al edén divino
Al ser su sueño de siempre.
Ante el alma, en trozos de bondad infinita
El afecto dará dulce fruto
Si en la más sutil unión
Bajo la misma sangre,
Sea crea un mutuo horizonte
Hacia la felicidad
En el corto paseo
Terrenal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *