EN HOMENAJE A DON ÁLVARO

Vive ÁLVARO MORALES
En versada producción
Por legados inmortales
¡QUE ALEGRAN EL CORAZÓN!

En SAN VICENTE y  febrero
De mil  nueve diecinueve
Nació  y su aura remueve
A su CAÑETE sincero.
Era de niño amiguero
Cuando dejó los pañales
Con sus corteses modales
más de azabache presencia,
y hoy en la divina esencia
VIVE ÁLVARO MORALES.

II

La décima y copla  escribe
Más  el cuento y tradiciones
E irradia en sus creaciones
La grandeza que percibe.
Trasmite amor inclusive
con gracia en tierna expresión
Y ceñido a la razón
compartía universos,
Y ofrendó sentidos versos
¡QUE ALEGRAN EL CORAZÓN!

V

De joven amaba al arte
Y en verde naturaleza
Acrecentó sutileza
Que su entraña la departe.
Espacio de paz imparte
el campo le da  visión
Y en su vasta inspiración
Le cantaba a su ciudad,
y demostró afinidad
EN VERSADA PRODUCCIÓN.

III

Del gran suelo cañetano
Es su “HIJO PREDILECTO”
y lo es por su intelecto
de un estilo soberano.
Ensalzó a su  haz galano
Con su entrega solidaria
Y con fuerza necesaria
Forjó estilo insuperable,
Y fértil huella imborrable
EN CREACIÓN LITERARIA.

VI

Fue mecánico, chofer
Y herrero de calidad
más sapiencia en cantidad
brindó  en orbes por doquier.
Muy innato en su quehacer
Con atributos  cabales
Y en profundos ideales
Denotaba viva euforia,
y enriqueció real historia
POR LEGADOS INMORTALES.

Entre  afecto y la armonía
En diciembre dos mil tres
Falleció  por un revés
Y ochenta y cuatro tenía.
Se fue pero su  valía
Aclamó la sociedad
que al lucir su calidad
vibra aun su ser de  luna,
Y es por querer a su cuna
¡EJEMPLO DE IDENTIDAD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *