EL EGOÍSTA ILUSTRADO

en

Quien tan sólo ve su mundo
Por su indignante ostracismo
Así sea muy fecundo
¡MARCHA AUSENTE DE REALISMO!

Si de sapiencia es el dueño
Pero nulo de servicio
Sólo origina perjuicio
Por su nimio desempeño.
En su horizonte pequeño
Solo hay destello infecundo
Y genera en un segundo
Muy opaca toda estrella,
Por eso no fija huella
QUIEN TAN SOLO VE SU MUNDO.

II

En su reino es gran señor
Y a su grupo satisface
Y lo poco o nada que hace
Ni lo sabe el exterior.
En su núcleo del terror
De notorio parcialismo
Se rinde culto al cinismo
Pero nunca a la unidad,
Y sepulta a la equidad
POR SU INDIGNANTE OSTRACISMO.

III

Si es que no luce empatía
Por la guerra en su interior
Es que admite desamor
Y le resta simpatía.
Si es que rinde idolatría
A su ego furibundo
Por eso no es tan profundo
Si el poder se lo faculta,
Y sin carisma se oculta
ASI SEA MUY FECUNDO.

IV

Su sonrisa disimula
Y hasta finge puro afecto
Y por creerse perfecto
Aparenta que regula.
Como al avaro lo emula
E incide en su fanatismo
Por su injusto parcialismo
No denota su valía,
Y si forma cofradía
MARCHA AUSENTE DE REALISMO.

V

Irradia un sentido ingrato
Por ser oscuras sus redes
Y entre sus cuatro paredes
Da omnipotente mandato.
Más por su imagen de ingrato
No brinda satisfacción
Y su baja dimensión
Le resta su dinamismo,
si el que se esconde en si mismo
NO RELUCE CONVICCIÓN.

VI

Si puestos altos ocupa
Ni por eso llama enciende
Y como nunca trasciende
Entre su casta se agrupa.
Si del pueblo despreocupa
Así se trate de un as
No crea fuerza verás
Por su cruzada imperfecta,
Y si nunca se proyecta
¡RESULTA QUE ES UNO MÁS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *