LA DÉCIMA DEL ADIÓS

Al emprender la partida
Hacia horizonte solaz    
Por la gloria recibida
¡DESCANSA EDGAR EN PAZ!

De manera inesperada
Nos  dejaste en este mundo
Y abandonaste al segundo
tu MOQUEGUA idolatrada.
Cuando menos se esperaba
Sin la juventud perdida
Cesó su ritmo tu vida
Y empezó tu  raudo viaje,
Que hoy te rindo un homenaje
AL EMPRENDER LA PARTIDA.

II

Ya no   estás  en este suelo
que fue tu morada fiel
Hoy disfrutas del vergel
Y de la aurora del cielo.
Ese nunca fue tu anhelo
Por ser humano capaz
Más  tu sentido locuaz
Hoy reposa sin candor,
Y en el reino del Señor
¡DESCANSA EDGAR EN PAZ!

V

Fue sorpresa tu deceso
de creerlo  es imposible
pero el instante increíble
en la entraña  deja un peso.
Por tanto, dolor expreso
En este verso feraz
E irradio por toda faz
Un  sentimiento galano,
pues te marchaste temprano
HACIA HORIZONTE SOLAZ.

III

Por esteta de visión
En el PERÚ  y extranjero
Demostraste ser primero
De brillante creación.
Al hacer tu exposición
De variada calidad
Denotaste propiedad
En jornadas de oropel,
Y hoy tu paleta y pincel
¡LOS CUBRE LA SOLEDAD!

VI

Jamás pensé en el momento
De hacer la estrofa a tu ausencia
Y es que siempre tu presencia
Fue una palabra de aliento.
Es que tal fallecimiento
Que a tu sueño dilapida
Deja al alma adolorida
Por tu pronta defunción,
Que te brindo mi oración
POR LA GLORIA RECIBIDA.

Al reencuentro espiritual
Tan solo te adelantaste
Más la huella que forjaste
Deja lumbre sideral.
En espacio angelical
Donde el tiempo es aura tierna
Desde tu aureola fraterna
Alumbra nuestro camino,
Y a la diestra del divino
¡QUE GOCES DE DICHA ETERNA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *