LO QUE NOS FALTA ES AMOR

LO QUE NOS FALTA ES AMOR

En estos tiempos modernos, en vista que se vive muy de prisa, las personas con el afán de subsistir, están llevando una vida dedicada las 24 horas a su trabajo, ya sea en la oficina, en su estudio, en la fábrica, escribiendo; en una serie de tareas que le dan una subsistencia cómoda y de acuerdo a sus necesidades. Por esta rutina diaria que no tiene cuando acabar; el hombre aunque no lo quiera, poco a poco va dejando de lado la parte humana de su existencia y se materializa hasta con algo de mezquindad, que no le da tiempo para dedicarse a la familia en plenitud. Ahora, si la pareja también trabaja y lleva el mismo ritmo de vida, ocurre que a los hijos ya no los crían los padres sino personas extrañas al entorno familiar con las consecuencias que son fáciles de imaginar.

Sabemos que el tiempo es oro y que por las múltiples ocupaciones que se tiene, queda chico el día por la que hay que utilizar las horas de descanso para igualarse o adelantar el programa laboral. Todo puede ser posible, pero por nada en el mundo se debe dar cabida al divorcio entre los padres y los hijos por que el día queda corto para cumplir con el trabajo. Sabemos que es un mal originado por la misma época que se vive, todo ser avanza a la velocidad de un rayo y hay tanta incomodidad que las personas tienen hasta que efectuar dos o tres actividades a la vez, para sostener el hogar y en otros casos, para cumplir con las metas impuestas como profesionales que son porque depende mucha gente de sus sabias decisiones. Más de acuerdo a nuestro criterio muy personal, consideramos que se debe reestructurar su ejecución y priorizar las actividades rutinarias, de tal manera que haya un momento libre para pasarlo con la familia porque esos instantes de afecto, de camaradería, de unidad, con los seres queridos; nunca se van a recuperar ni mucho menos son reemplazables o compensados ni con todo el oro del mundo.

El sosiego, el regocijo entre los que conforman un núcleo de sangre y afinidad total, debe ser permanente. La tramitación de un documento, la realización de una reunión, un acuerdo, un tratado, etc., puede ser reprogramado en un horario aparente y no origina funestas consecuencias a la institución. Es que por el hecho de llevarlo a cabo una o dos horas después, no creemos que pierda tanto o se vaya a la bancarrota la empresa en relación con sus objetivos. En este sentido, si esta separación es de vez en cuando, es un hecho normal, pero si ocurre diariamente, es motivo de preocupación. Es que nadie es tan imprescindible como para anteponer los asuntos laborales a la unidad familiar. Sí la persona cuando es actor y originador de una sublime concordancia en el hogar, es cuando más rinde y produce en el centro de trabajo en todo el sentido de la palabra por que disfruta del calor hogareño que es la que energiza sus actitudes y aptitudes. Por eso es que incidimos, que nada debe motivar el alejamiento de los padres para con los hijos, cuando son menores de edad generalmente, porque más importa el trabajo que el acercamiento directo hacia la descendencia.

Es que ellos quieren un papá de carne y hueso y no al ejecutivo, gerente, director o presidente. Quieren una mamá que los atienda y no a la mujer moderna y sofisticada que pasa su vida entre el salón de belleza, los baño de sauna, reuniones de amigas y la oficina. Quieren una madre que los arrulle, que le brinde ternura, que los acaricie en su regazo. Que los haga sentir protegidos no de vez en cuando, sino por siempre. En virtud a ello, el futuro de la humanidad no se asegura solamente reduciendo costos y exigiendo una productividad al máximo. Habrá logros de mayor trascendencia, si aparte de ello, se prodiga mucho amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *