EL ARTE ALIMENTA AL ALMA

EL ARTE ALIMENTA AL ALMA

El arte en nuestra ciudad, especialmente la música, poesía, teatro, danzas. etc. Sigue sin lograr una trascendencia que marque la diferencia en el sur peruano a pesar de los buenos cultores que hay en la localidad. A veces da la impresión que el segmento cultural poco o nada interesa a quienes por ley les corresponde buscar el financiamiento para la realización de concursos, conferencias, difusión, exposiciones, publicaciones, folletos y alguna otra actividad que motive a los jóvenes valores a seguir en el arte y más que nada, desarrollando sus habilidades con el fin de enriquecer el acerbo cultural de la región. En este sentido cabe felicitar a la Universidad José Carlos Mariategui, Museo Contisuyo e Instituto Nacional de Cultura, quienes sí cumplen una labor de proyección social de manera continua, lo que viene a ser una hermosa excepción a la regla, frente a los esporádicos aportes de otras honorables instituciones de la localidad.

Es preciso que se tenga muy en cuenta, que el arte no es vano oficio de un grupo minúsculo de incomprendidos soñadores que viven en un mudo de fantasía. Hay que pensar que los países si son desarrollados es porque son poseedores de una cultura de avanzada, es que las realizaciones del hombre están en función a la energía innovadora de sus entrañas que sólo tienen los seres con inquietudes divinales. Dar apoyo a las personas que se merecen porque lucen cualidades artísticas, es asegurar el estado emocional de los pueblos. Aquellos que cantan, bailan, tocan, versan, componen, danzan; tienen una cualidad no tan común en todos los mortales. Por eso es justo colocarlos en el umbral que les corresponden. El arte es quizás, una de las pocas actividades humanas en la cual no se permiten farsantes e impostores. Sólo vale lo que se hace y se enseña con el ejemplo. Los que no tienen las cualidades en el alma, sólo les queda aplaudir, aunque no falta la envidia, indiferencia e ingratitud y le ven defectos al artista donde sólo hay bondades. Los gobiernos que no apoyan la cultura están cometiendo un error muy grande, hieren a sabiendas la dignidad humana. Es un delito truncar las cualidades espirituales de los seres elegidos por el destino. Sucede que el arte por ser un don natural, está donde menos se piensa y generalmente los artistas innatos, surgen en las zonas de extrema pobreza y si escalan posiciones es porque DIOS es grande.

Por eso ya no se quiere que esta orfandad crónica, aniquile las aspiraciones de los que pueden ser grandes valores a corto tiempo y convertirse en legados culturales de la humanidad. Somos conscientes de la crisis y de las grandes necesidades por la que atraviesa la nación, pero algo hay que hacer. Si se prioriza las actividades de proyección social, consideramos que el apoyo al artista debe estar entra las primeras acciones. El artista no quiere que se le mantenga, sino tener una oportunidad de cristalizar sus ideales, como lo tiene toda persona con aptitudes singulares y que no solamente se le busque cuando se le necesita y después queda en el olvido. Un apoyo en la compra de instrumentos, local para actuaciones, publicidad, buscándoles fuentes de trabajo, ayuda en publicaciones, propender una mejor capacitación para que desarrolle su calidad, beneficios sociales; no sería mala idea. Es que el artista es un creador y toda creación, tiene algo de DIOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *