AL NIÑO TRABAJADOR

Solo hay sosiego en el llanto
Madura con rapidez
Ya no tiene el dulce encanto
¡POR TRABAJAR LA NIÑEZ!

Por la crisis tan aguda
En toda comunidad
El niño de corta edad
Obligado brinda ayuda.
La camiseta la suda
Para vencer el quebranto
Borra su infancia de canto
Por impropia ocupación,
Y al no tener distracción
SOLO HAY SOSIEGO EN EL LLANTO.II

Deja el trompo, la pelota
o la niña, su muñeca
Y el que tiene mente hueca
Con tal cinismo lo explota.
Sin más sueños, hay derrota
Más que fina intrepidez
Algunos con solidez
Ni dejan se le avasalle,
No por gusto en plena calle
MADURA CON RAPIDEZ.

Multiplica sus labores
O  precoz es negociante
Otros salen adelante
Desde tétricos sectores.
Pierden todos sus valores
En horizontes de espanto
Cubierto de oscuro manto
Caminan sin inquietud,
Y la flor de la virtud
YA NO TIENE EL DULCE ENCANTO.IV

Lo que padece el pequeño
Conocido es de memoria
Se le mutila su euforia
Y su floreciente empeño.
Sin un espacio halagüeño
No disfruta placidez
Y sin haz de calidez
Se disemina su brisa,
Y no luce fiel sonrisa
¡SI TRABAJA LA NIÑEZ!

V

Mientras el niño se mata
De vendedor ambulante
La gente del gobernante
Lo que le sobra es la plata.
Con injusta perorata
Aparenta dar valía
Y ojala que su insania
Lo conviertan en cariño,
Y pueda vivir el niño
¡DESBORDANTE DE ALEGRÍA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *