REFLEXIÓN SOBRE EL TRABAJO

Da el trabajo, sus caudales
Al ser fuente de riqueza
Por tan divinos sitiales
¡NACE MUTUA LA  REALEZA!

Si hay  escasez de labores
Dar cabida a quien merece
Y no tan sólo al que  crece Delegando sinsabores.
Sin son mezquinos furores
Que solo propician males
Ante rasgos informales
No se permita incidencia,
que si todo es a conciencia
DA EL TRABAJO, SUS CAUDALES.

II

Si hay saber profesional
Que no acose el poderoso
Y ante  rumbo delictuoso
Lo camufle por igual.
Que obre fértil por leal
En honor a su  entereza
Y  sin mínima  flaqueza
Su saber  sea que imparte,
pues si todo se comparte
¡NACE MUTUA LA REALEZA!

V

Si es reflejo intelectual
O en sus tantas variedades
Da sosiego en cantidades
Por su fuego espiritual.
Si el esfuerzo es general
Muy ajeno a la vileza
Al   irradiar sutileza
Permite abundante euforia,
Y da senderos de gloria
AL SER FUENTE DE RIQUEZA.

III

Si beneficia a un segmento
Y al que menos necesita
de una manera inaudita
hay gris favorecimiento.
Ahí no importa el  talento
Si es de sucio capital
Y si la ambicia  es total Desconocen cualidades,
Y brinda oportunidades
DE UNA MANERA IMPARCIAL.

VI

Si prima el partidarismo
En rutinarias funciones
Genera complicaciones
Por visible oportunismo.
Si debe ser con altruismo
Y fundamentos legales
Cuyos albores cabales
Vislumbre candor solaz,
Y forje aureola de paz
POR TAN DIVINOS SITIALES.

Quien ofrece ocupación
Debe ser por nada oscuro
Donde saque del apuro
Pero sin explotación.
Si hay sincera proyección
El crecimiento es sin par
Y progrese sin cesar
De una forma desprendida,
Con fiel calidad de vida
¡Y ABSOLUTO BIENESTAR!

 2017-04-28

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *