VIRGEN DE LA CANDELARIA

SANTA MADRE bendecida
en  toda  labor diaria
Que no haya la fe perdida
¡VIRGEN DE LA CANDELARIA!

Al que sólo se aprovecha
Según su ingrato interés
indica que su revés
A la amistad lo deshecha.
Borra del alma la brecha
Y el mal huya en estampida
Aquieta al que dilapida
Porque solo es un cretino,
Y alumbra nuestro camino
SANTA MADRE BENDECIDA.

II

Quien no  deja pasar nada
Y hasta a si mismo se explota
Y le ponen mala nota
Pues sólo piensa en tajada
Que ya cese su estocada
Que su actitud es reñida
Tiene la esencia dormida
Y necesita tu ayuda,
Si en la moral no se escuda
QUE NO HAYA LA FE PERDIDA.

IV

Dale más entendimiento
Al que irradia su egoísmo
Y al que forja el vandalismo
Apacigua su tormento.
Evítale el sufrimiento
Quien de su ira es propietaria
Una calma necesaria
Si es que nunca ofrenda el bien,
Y aleja el duro  desdén
EN   TODA LABOR POR  DIARIA.

 

Da la  infinita paciencia
Al que vive perturbado
Y al que siempre es señalado
Por oscura su conciencia.
Una veraz eficiencia
Al que a rato es más que un paria
Una aureola solidaria
A quien sin luz desfallece,
 y al espíritu engrandece
¡VIRGEN DE LA CADELARIA!

V

Para que haya honestidad
Que se cumpla mi pedido
Y como soy precavido
Acrecienta mi humildad.
Hazme ver la realidad
Y el sendero de la gloria
Que deje huella en la historia
En base a la creación,
Y que a toda la nación
¡DEPARE INSTANTES DE EUFORIA!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *