LOS VEINTE PASOS DEL LÍDER

Morir sin perder vigencia
Es la meta singular
Y se consigue ese altar
Si hay las obras a conciencia.
Quien actúa con sapiencia
Y sirve por vocación
Por tan firme proyección
Su existencia la eterniza,
Y su huella perenniza
¡EN TODA SU DIMENSIÓN!
 
El desarrollo personal es un largo proceso de continua transformación que se inicia  desde que se engendra un hijo y sólo concluye con la muerte. En este caso, la paternidad responsable ocupa un papel fundamental en el triunfo o en el fracaso del futuro ciudadano; más cuando ya se tiene uso de razón, es preciso no mirar hacia atrás y buscar culpables de la actual situación. Al contrario, agradecer por gozar de una existencia  que aún se tiene y que bien o mal sea su estado, es vida y que nunca es tarde para llevarla hacia umbrales de excelencia. Si en el ser hay fuerza de voluntad, siempre el tiempo es bueno para edificar el mañana. Con la experiencia de ayer, construir el presente y proyectarse al futuro. Más cómo empezar este camino hacia la realización total. Hay que ser consciente de uno mismo y tener en mente una real  y verdadera disposición de cambio general. Analizarse a conciencia de manera imparcial y sin fanatismos, ni quimeras, sin ego de por medio y hacerse la pregunta ¿A qué he venido a este mundo? Por supuesto que nadie ha venido a sufrir, sino a gozar de las bondades que nos da la tierra. Una vez que  se ubica en qué pedestal se encuentra en la escalera del triunfo, hay que definir bien la meta a que se quiere llegar, con qué atributos se cuenta, qué es lo que le falta para lograr la consumación del  anhelo. Qué barreras encontrará, ¿está seguro de la cruzada que va a emprender? Luego que se tiene claro el panorama  en su mente, alma, vida y corazón, solamente deben existir las ansias de conseguir lo que  se sueña en el corto plazo menos posible. En este punto, hay que tratar de ser preciso y no fijar vagamente fechas e ir  paso a paso sin desmayar hasta hacer suyo el proyecto. Debe tomarse la acción como si  fuese la gran misión que debe emprender para justificar su presencia en este corto paseo terrenal. No perder la calma jamás y avanzar raudamente  sin desmayar para ubicarse con creces en tan lejano sitial que significa la felicidad plena. No interesa si existe sólo o acompañado en esta gran cruzada. Lo importante es que  todos converjan hacia le mismo ideal. Para ello es preciso seguir los siguientes lineamientos:
 
 
 
 
  1. ESPIRITUALIDAD EN EL SER.- Siendo humano, bondadoso, caritativo, cordial, empático, proactivo, asertivo, sinérgico, teniendo objetivos comunes, trabajando en equipo, compartiendo hasta lo poco que se tiene, siendo solidario, apoyando al que se lo merece, haciendo acopio de valores naturales se engrandece el alma de un positivismo invencible ante cualquier banalidad que no falta en el devenir del tiempo. El simple hecho de hacer el bien como norma de vida se genera una especie de coraza en la persona que lo hace intocable a los peligros que acechan a quien va tras la dimensión de la dicha plena.  La entereza humana se giganta y  predispone al ser a lograr las más grandes hazañas tan sólo por que si da con amor, recibe el doble. Lo peor es acostumbrarse a vivir a la sombra del poderoso, depender de su apoyo para sobrevivir. Cada cual debe ser forjador de su propio crecimiento y desarrollo porque todos tienen las suficientes capacidades como para surgir. La persona es un cúmulo de propiedades ilimitadas que le permiten salir adelante, así no sea poseedor de una gran educación. Lo importante es  no desesperarse, conservar la calma y tratar de encontrar en su perpetua oscuridad esa luz divina que lo llevará a la fama compartida que no es otra cosa que el deseo de vivir contento consigo mismo. El mundo ofrece una serie de oportunidades, solamente hay que estar preparado para el despegue pero no hay que perder la fe que a todos les llega su momento.

2. AJENO AL NEGATIVISMO.- Si la persona desecha para siempre la avaricia,  ambición,  venganza,  ira,  cólera, odio, temor, terror, envidia. Destierra para siempre el orgullo, la pedantería, la arrogancia, la vanidad  y todo lo insulso que pueda albergar en sus entrañas, se dará cuenta que en su ser había espacio para adquirir más sapiencia y que es capaz de lograr la meta mas difícil que se halla trazado.  Cuando se tiene limpia la mente de todo negativismo, es cuando surge el artista, el buen político, el buen profesional y toda eminencia que sea capaz de cambiar el rumbo del planeta y llevarlo hacia estadios de bienestar general. Si sucede lo contrario, la prepotencia, violencia y la guerra estarán a la orden del día y la muerte lucirá su negra presencia como respuesta a la inhumana conducta de quien debe ser un ejemplo por gozar de inteligencia. El deseo de superación personal en algunas personas  que aún no tienen una visión clara de su misión en el mundo,  es motivado por las necesidades que lo apremian. Más no hay que llegar a eso. Desde que se tiene uso de razón ya hay que ir teniendo en cuenta que nada es fácil en la vida y que sólo se  viene al mundo para ser felices y dejar rastros de su corta estancia en la tierra. Hay que ir edificando paso a paso un sitial para vivir en paz. El proceso no es fortuito pero aplicándose en la realización personal se consigue  toda meta tarde o temprano. Para ello hay que tener mente ganadora y espíritu luchador en todo momento porque ese estado de ánimo llama a más realización humana.

3. ADQUIRIR CONOCIMIENTOS.- Al tener el horizonte claro y sabe a dónde quiere llegar, empezar a adquirir la sapiencia necesaria para tal propósito. En este análisis es preciso tener en cuenta que hay personas que tienen cualidades, capacidades, bondades, habilidades, Inquietudes, dones, atributos innatos como en el caso del arte integral. Como también facilidades para las ciencias o humanidades. Sea cual fuere su acerbo cultural, continuar con la aprehensión de sabiduría para toda la vida, teniendo muy bien presente que no solo los Institutos, o Universidades pueden dar la ruta hacia la prosperidad, sino en todo campo que la persona se compromete a seguir con el afianzamiento del  saber popular o el académico que después de un ardua labor, determina el éxito como premio al esfuerzo. Nada nace de la casualidad, ni de la buena suerte. Surge del grado de aplicación que se le impone a la tarea encomendada y que depara el éxito. No basta obtener un titulo o grado porque se puede conseguir de muchas maneras que no son en base al el estudio. Lo importante es concluir la preparación  y ser el mejor en todo el sentido de la palabra y no una más del montón  que es lo que ya empieza abundar en la sociedad  y que denota una improvisación en el proceso de profesionalización del ser, por solamente el amor al dinero.

4. UN CLARO AFÁN DE SERVICIO.- Que el logro de un  galardón a través de la  dedicación al estudio, o la  cimentación del innatismo, tan solo sirva para solucionar los problemas de su entorno. Más no  de egolatría y se empiece a mirar a los demás por encima del hombro como si fuera de otro planeta. No olvidar que la humildad es la clave del éxito. Apertura en el semejante una fuente de esperanzas, para que viva sin apremios  y mire al mundo pleno de confianza, es el fin de todo ser que tiene una posición social. Más  el que da salida a todo inconveniente, debe ser voluntario y sin esperar recompensa de ninguna clase. Jamás trabajar de acuerdo a lo que le pagan, es una posición muy indigna que desvaloriza al ser. Por cada acción que se presta por su supuesto que recibe un emolumento por la contraprestación de un servicio. Tiene que ser aparente a la labor que realiza. Por lo tanto, el empleado y empleador deben ser consientes para que el servidor  tenga una remuneración de acuerdo a lo que hace y pueda visualizar libremente un  panorama en el cual pueda progresar. Cuando la persona tiene un horizonte para ascender, es cuando más se aplica en sus labores.

5. CULTOR DE LA CALIDAD.- En este sentido no basta terminar una carrera profesional u oficio a como de lugar, sino por méritos propios ser el mejor, creador de una nueva ruta de prosperidad, un  innovador de todo lo existente, un inventor de lo que falta para que la humanidad sea feliz. Un  transformador del horizonte de oportunidades. Autor de su propia hoja de ruta. Competente en todo aspecto y en el lugar que se encuentre. Vencedor con creces de su real incompetencia. Lo que se quiere es que no sea un simple imitador, seguidor aplicado  de lo que han  hecho los otros, que sea único y original en todas sus acciones y que fije senderos de ventura a través de la investigación científica. De tal manera que no sólo busque la abundancia personal, sino que todos sean capaces de  compartir hasta lo poco que se tiene. Si se trabaja y no se logra un rendimiento porque no hay presupuestos, no hay las facilidades para realizar la labor, ser el primero en reclamar y no seguir vegetando en su puesto sin producir nada por que   esa es la causa por la cual abunda la incompetencia  y es la madre del fracaso institucional y por a nivel país, al no haber la producción que se persigue.

6. MUY AJENO AL INTERÉS.- Desde el inicio, no sólo esforzarse nada más por conseguir un sitial para defenderse en la vida. A cada instante pensar que ha empezado una preparación y que es el  tránsito hacia un ideal de ventura; por eso con más fe en sus cinco sentidos, toda la energía debe dirigirse hacia  tal cima ya trazada. Este trayecto no realizarlo sólo pensando en cuánto dinero se va a ganar. Qué puesto gubernamental va a tener,  o en qué institución va a liderar. Sólo se debe pensar  en aprender  y cada día conocer algo nuevo para acrecentar el acervo intelectual, cultural y social.  El aspecto económico, político y social es tentador pero es preferible dejarlo a que el tiempo lo decida y que sea el producto de la capacidad demostrada en toda acción y no del oportunismo. Una vez que se consuma el recorrido de este tramo y que tiene que ser halagador si se ha trabajado a conciencia, el pago que se merece por ley y justicia, las elecciones o nombramientos viene sólo porque la capacidad intelectual de primera línea lleva al hombre hacia dimensiones que parecían inalcanzables. 

7. MADUREZ EMOCIONAL.- La ecuanimidad, el buen  juicio, el razonamiento lógico, la cordura, el buen sentido debe primar en el ser por sobre todas las cosas. No hay ningún apuro para convertirse en juez y parte de lo que ocurre en el entorno. Creerse una víctima  del caos, la corrupción  o  la crisis de valores que impera alrededor y levantar la voz de protesta criticando sólo lo malo que existe o tomando una posición sin base, puede llevarlo antes de tiempo al rotundo fracaso por violar la ley vital de la existencia humana. Peor aún si se hace por la dádiva que se recibe. No hacer fuerza común atendiendo u obedeciendo a un capricho de una persona o grupo cuya causa por la que deja ir su voz de protesta no es nada claro, descabellado o sólo oportunismo barato. Hay que prepararse a conciencia primero y no ser muñeco o títere de nadie, tan solo por alguna propina. La opinión de cada uno tiene su precio en oro y no debe estar al servicio de alguna antojadiza acción. Ni mucho menos tratar de ser un líder por un tiempo y después que se pasa la fiebre o por alguna otra razón se deja todo de lado y se dedica a otra actividad lo que significa que no sabía a dónde quería llegar y eso es el reflejo  solamente de un cruel oportunismo que no debe lucir ninguna persona que aspira el éxito. Se debe empezar alguna tarea y por convicción no se debe abandonar nunca.  Todo tiene su momento y no se puede vencer el fuego si en el alma no hay un aire de voluntad capaz de doblegar hasta las más inclementes desgracias. Jamás querer volar sino se sabe andar porque la caída va ser muy dolorosa.  No ser el que quiere arreglar todo en un solo día cuando como persona todavía ni ha empezado a conocerse  así mismo y de lo que sucede en su entorno tiene una idea vaga, pero lo hace simplemente porque le da la gana y porque hay libertad de expresión; pero deben conservar respeto a la colectividad que no esta para estar atendiendo desatinadas posiciones o actitudes de gente inexperta que no tiene otra cosa a qué dedicarse y atormenta al pueblo con sus insulsas peroratas.

8. HACIA LA REALIZACIÓN.- No es que se invoque a que sueñe, que le de cabida a las quimeras, a una vasta imaginación sin  provecho alguno; de ninguna manera. Sino que según lo que se quiere ser, ver que ya se esta desempeñando en esa actividad con total beneplácito. En las veinticuatro horas del día vivir ese éxtasis  de su realización cabal. No desviar la mente ni un segundo en alguna otra cosa vana o superflua, ni mucho menos dejar por un tiempo el sistema de preparación y nuevamente volver a él de manera intermitente. Dedicarse plenamente hacia su futura misión. Se pueden hacer las actividades que normalmente acostumbra pero sin dejar en segundo plano su máxima aspiración que le hará saber una vez más que no ha venido por gusto a este mundo ni a ser uno más del montón ni a pasar desapercibido mientras trabaja, que no va a laborar por treinta años, se jubila y solamente lo conocen en su casa y con las justas en la calle donde vive porque nunca marcó diferencia en nada. Fue solo un consumidor y a nada más. Lo importante es  ser en su rama toda una excelencia, que rompe fronteras y límites  con su aporte intelectual al ser de primera línea.

9. LOS VALORES DE POR VIDA.- La responsabilidad, honestidad sacrificio, heroísmo, responsabilidad, verdad, entusiasmo, optimismo, realeza, entereza, creatividad, la humildad, deben ser practicadas hoy, mañana y siempre porque son las únicas fortalezas que harán un ser con visión universal. Su práctica constante ennoblece, fortalece y eterniza el espíritu. Lo vuelve al ser tierno, compasivo, desprendido, con entrega, con honor, emprendedor, con visión de triunfo. Estas cualidades determinan un hombre nuevo. Preparándolo anímicamente, físicamente, psicológicamente para afrontar todo problema, darle solución y enseñar el camino para que siga por la ruta hacia el bienestar general. Sirve de brújula ante las atrocidades que no faltan en el devenir de los días. De guía ante las influencias negativas  de la esfera circundante que ven en el líder un oponente de colendas para sus acciones delictivas. De faro de luz ante la muchedumbre que intenta poner zancadillas mortales por ser cultor de la verdad, el amor y la paz.

10. FE EN UN SER SUPERIOR.- No interesa el ser o santo de su devoción. Eso depende de la religiosidad de  cada ciudadano y está de por medio su conducta de acuerdo a su idiosincrasia. Lo que si reafirmo es que la persona que va camino al éxito debe creer en algo o alguien. Si es católico y cree en DIOS en buena hora, si es parte de alguna secta religiosa, se respeta su culto; pero hay que tener en cuenta que hasta el ateo tiene su fe. Tal vez de por medio no está una divinidad sublime pero se tiene confianza en el padre, en la madre, en los hijos en un familiar. Siente afecto porque el creer hace más sólidas las fuerzas que obligatoriamente se necesita para ascender a la cúspide dela gloria. Todo proceso de cambio en la persona, se hace más efectivo si el que intenta una nueva existencia tiene una fe indoblegable. La acción de confiar en alguien lo vuelve de pensamiento infinito y capaz de escalar la montaña más alta en pos de cristalizar sus más grandes sueños que en si es la razón de su existencia.

11. PREVENCIÓN DE LA SALUD.– Tener el cuerpo y la mente en perfecto estado es la clave del éxito, pero para lograr esta calidad de vida es muy importante tener la autoestima como un valor que regula la conducta de la persona. Con una buena alimentación rica en nutrientes, alejado del estrés y de todo disturbio psíquico, hace a la persona  saludable. En virtud a ello no hay que olvidar que sólo gozando de buena salud, teniendo todas las facultades humanas en perfecto estado de conservación se hace posible la consecución de los más grandes ideales. Estar en contacto con la  natura, sentir amor por la naturaleza, la flora y la fauna enriquece el alma. Practicar un arte, así no sea un auténtico artista, libra de nubarrones el camino y lo enrumba hacia el éxito. Tener una mascota o alguna planta ornamental  en casa y darle el cuidado que se merece, enternece a la persona. El buen humor hace llevadera la existencia. La risa y el buen humor lo predispone a   la lucha y le da la contundencia suficiente para que salga airoso en todo evento y hace de cada día una fiesta en su corazón.

12. TENER FIRME CONVICCIÓN.- Nada ni nadie, ni el enamoramiento, ni el matrimonio, ni la falta de dinero, ni la enfermedad; salvo la muerte, debe truncar la ascensión hacia la cima del éxito. El hombre debe tener el coraje, el pundonor, el amor propio, de seguir por la senda que se ha impuesto y no parar hasta cristalizar  sus más caros anhelos en el tiempo menos posible. No tratar de adelantar el final que nada bueno se consigue. Jamás suplantar, desplazar o desconocer en sus puestos al que es el verdadero autor de su talento y apunta hacia la originalidad de su ofrenda. Del respeto a los demás, se fundamenta la valoración hacia si mismo. Nunca se debe suponer, imaginar, vaticinar, tratar de adivinar el final de una acción, más bien hay que esperar que concluya el proceso para expresar una opinión a favor o en contra pero no adelantarse a los sucesos porque se puede cometer errores garrafales. Alegrase con el éxito ajeno, porque esa cualidad enriquece el alma y mas bien sin ningún tipo de envidia, tratar de seguir sus pasos con efectividad. Esta ruta triunfal que simbolice el esfuerzo de una persona que abandona la mediocridad y se convierte en baluarte de su propio ser y se impone con sus armas propias, al infortunio a la barrera gratuita de los enemigos del cambio, para llegar victorioso al umbral de la excelencia que está destinado solamente para aquellos que anhelan dejar huellas inmarchitables e indelebles sobre la faz de la tierra.

 13. EL FIEL AMOR AL TRABAJO.- Es toda actividad que permite ser útil a la sociedad y al recibir una remuneración, permite hacer obras para la posteridad y consumar metas que todo ser tiene. Si la ambición al dinero en la  ofrenda laboral se antepone el servir con afecto hacia el prójimo, la acción laboral se constituye en todo un pilar para el desarrollo humano y de la nación. Más no  se debe convertir en una tortura, sino que debe hacerse en un lugar aparente, de acuerdo a la vocación y no por obligación, ni por exigencia, sino que es un derecho que tiene el ser humano. Existen distintas opciones laborales, pero no solamente el egresado de un Instituto, Universidad la tiene. Se puede ser un artesano tal vez o un artista pero que por su calidad puede ganar igual o más  que cualquier eminencia intelectual. Lo importante es la aceptación del trabajo como un fin primordial  del hombre. La adquisición y desarrollo de cualidades laborales es básico si se trata de cristalizar ideales para la posteridad. Más los que tienen el poder en sus manos, sin tanta propaganda ridícula, es su obligación; porque para eso le pagan, de facilitar y crear  un ámbito propio para que existan ocupaciones aparentes para la masa humana y conciencia en la población, de tal manera que cada cual pueda generar su propio centro de trabajo y los frutos que depara serán de beneficio para toda la sociedad. Que no solo exista la oportunidad laboral para un sector, sino para todos los que están  aptos para trabajar sin ninguna condición. Dejar de lado las preferencias por apoyos en campaña o por partidarismos políticos. El valorar el talento es tarea sagrada y solidaria de los que tiene el mando a través del voto popular y darle el sitial que les corresponde a cada uno por ser justo y necesario.

 14. PROPENSIÓN A LA ENSEÑANZA.- Si es un educador, puede desempeñarlo en los niveles existentes según su preparación, más debe ser una cualidad en el ser que en lugar que se encuentre, lo que sabe debe enseñar a su entorno circundante. Si se trata de un académico, está en la obligación de aprender, actualizarse, trasmitir conocimientos y generar nuevos valores. Ser autor  de su propia sapiencia y no ser un repetidor de lo que le enseñaron en épocas pretéritas, sino creador de su amplia y vasta sabiduría. En este caso, si una persona no marca diferencia en su vida, no denota una sapiencia original, motivadora y novedosa, no es una persona aparente como para formar nuevos cuadros. Por eso, la acción de obtener títulos, Maestrías, Doctorados y otros grados más; si no es un transformador de lo existente;  entonces lo hace solamente  para perpetuarse  en el puesto; pero de antemano se sabe, que no cumple con el objetivo de la enseñanza. La educación es una ofrenda divina pero no es un lucro desmesurado y se enriquezcan unos más que otros  a costa de la inercia de los demás. Si el educador ha dado muestras  de capacidad inigualable, que enseñe hasta que Dios quiera, pero si sólo fue uno más en la cadena educativa, los que dirigen este campo deben ser sumamente cautos, drásticos y persuasivos para encaminarlo a que cumpla su labor y sino lo hace, el cambio está a la vista, porque se trata de formar al hombre del presente y del mañana y ningún fruto se va a sacar de los adoradores del dinero y de fatuas comodidades por honrar su ego increíble.

15. SER DE VISIÓN PLANETARIA.- Que el centro de operación no sea solamente el ámbito que lo rodea, que sea todo el universo; de tal manera que la persona sepa qué ocurre más allá de las fronteras, qué sucede en la capital del Perú, el Medio Oriente, en Europa, en el entorno Asiático. Analiza su status social, cómo lograr vencer la pobreza, cómo conseguir ser potencia,  teniendo menos recursos que bondades. Después de un análisis concienzudo, tratar que esas estrategias de desarrollo se apliquen en nuestro ambiente patrio de acuerdo a la idiosincrasia del lugar para no quedar rezagados económicamente, socialmente en el escenario mundial. Estar a la misma altura  intelectualmente que los habitantes de las grandes urbes  cosmopolitas, no es un sueño lejano; está al alcance de todos aquellos que no tienen límites ni fronteras y sus aspiraciones están por encima de todo conformismo personal. Si el avance tecnológico  se hace en completa unión entre el Estado y el pueblo anhelante del cambio de acuerdo a la modernidad. Los resultados son maravillosos para beneficio de todos sin exclusión alguna. En este caso no  hoy que ser  consumidores solamente o que sólo ven su prosperidad personal. Se requiere de hombres íntegros con el corazón abierto al progreso y compartir sus bondades por doquier.

16. SER CRÍTICO CONSTRUCTIVO.- Toda acción humana está sujeta a errores y aciertos. Por esta razón no es correcto sólo ser fiscalizador de todo lo malo que se hace y a lo bueno restarle importancia y aparentar ante los demás que los que están en la palestra no saben nada, pero él  que da la voz de alerta, es un superdotado, un estratega, un  genio del despegue económico. Lo correcto sería que si sabe, no solamente debe poner el dedo en la llaga, o hacer todo un laberinto de lo que ocurre, sino presentar proyectos a las autoridades correspondientes con el fin de solucionar el impase y no solamente ser un acusador de los errores de su propio ente, apoyado por desubicados y ocasionales adeptos. No es bueno, por que así sea una eminencia, al final sólo queda como un inconforme, rebelde sin causa, que sólo habla por ser un oportunista y porque no es una persona elegible por no ser bueno para nada al no florecer su tan mentada sapiencia. En este sentido, todos en general deben ser partidarios totales de la justicia y la moral, erradicando la corrupción, la coima, el chantaje en todo momento y en toda latitud que sea la norma de la sociedad para que se llegue a buen puerto y se generan promisiones de ventura y halla esperanzas de cambios radicales  en la sociedad.

17. SER CRISOL DE HUMANIDAD.- Ser un auténtico constructor de la paz porque con la violencia no se logra nada. Sólo apaga la hoguera  candente que hace flamear al talento. No más deja vacía la fuente que alimenta la inteligencia. Ser concertador frente al dilema. Conciliador si hay divergencias, un guía, ante el infortunio. Severo sancionador ante la injusticia, dar halagos por el éxito ajeno, dar la pista para el desarrollo del entorno, corregir a quien va por la senda equivocada y de esta manera llegar juntos al umbral de la excelencia. No formar las famosas cofradías o núcleos cerrados con gente que pretende apoyar al gobierno de turno o a la institución donde trabaja  en pos de beneficios personales o de familia sin que importe el nepotismo;  pero no lo sienten políticamente, todo es por interés. Dentro de ese círculo increíble no interesa el intelecto ni la visión de futuro; solo importa la sumisión al que comanda el grupo y los beneficios que vienen al ofertar su libertad y conciencia. Tampoco no es correcto mostrar un partidarismo que  no se tiene ni en sueños tan sólo por el afán de figurar o ser elegido y una vez que se acaba el periodo gubernamental, por supuesto de  nefastas consecuencias por la incapacidad que se tiene; con todo el dinero ganado si haber hecho al trascendental, aún  se siga afirmando irresponsablemente que “cumplí con el cometido”, cuando nadie le aprueba su gestión, por improductiva. Hay que dejar el cinismo de lado que podemos engañar a los incautos pero no a nuestra propia conciencia. Aceptar la derrota es de personas hidalgas y no insistir que fue elogiosa porque solo se hizo fuerza de apoyo a la mayoría que domina el escenario pero siempre a su favor. El que trabaja de manera oscura o apoya al grupo de convenidos, es también un traidor al pueblo.

18. DEJAR AFUERA EL EGOÍSMO.- Todo lo que se aprende, lo que se ve cuando se viaja, el conocimiento de otras realidades, la experiencia del tiempo vivido, todo el acervo cultural, no más rinde efecto  cuando esa vivencia se transforma en sabios ideales y se trasmite a la colectividad en aras de una mejor calidad de vida. Si el resultado  no es así, todo no pasa de una vivencia personal y nada más. Más con todo lo que se sabe no es para andar observando con displicencia, ni mirando con arrogancia a los demás porque las oportunidades están al alcance de todos y en esta vida hoy se puede estar en la cúspide de la popularidad y mañana en el abismo del olvido. Nada es eterno, sólo la muerte, por lo tanto, los tiempos de gloria fenecen y lo único que vale son las rutas de ambrosía que se brinda al que más la necesita. Más sabiendo que a la otra vida nadie se lleva nada, lo que no significa conformismo; sino avanzar pero disfrutando de todo lo  que nos brinda la natura; con los brazos abiertos, de tal manera que cada ser sea la esperanza de otro en base de la amistad que es la única forma de ser feliz en el mundo. No ser ese tipo de persona que conoce a los demás, o se muestra amigable, solamente cuando necesita de él, cuando cambia la figura, ni lo conoce, se hace el que no lo ha visto y se muestra desentendido. La hipocresía es enemigo de la popularidad y la victoria.

19. CONSERVAR LA LIBERTAD.- Estar permanentemente libre del cuerpo y el alma  en toda latitud porque sólo sin ataduras se vislumbra un horizonte esplendoroso que lleva a la plenitud de los sueños. No caminar con los grilletes de un insulso partidarismo ni paramentado por estar al servicio de la clase dominante. Romper las cadenas que nos une al pasado y construir una mañana sin ser prisionero de la opinión de los demás. Ante el yugo del poderoso, liberarse con valor y no hacer eco a  su ignominia. Destruir la prisión que apertura el servil para imponer sus deseos y quebrar los barrotes del tirano que quiere que se actúe según su conveniencia. Jamás vivir en la cárcel del tirano o dictador que apresa el alma para su propio beneficio y encadena las esperanzas de cambio a un servilismo denigrante en la cual el ganador solamente es el que mueve los hilos de la farsa.  Nunca negociar su silencio o la libertad de expresión para tapar el delito que se nota a más de una legua porque tarde o temprano se sabe la verdad y solo se queda como un simple y vil farsante. Más si en algún  tiempo fue parte de la corrupción o recibió dádivas de él, a las finales no santificarse tanto que nada se borra del todo y no faltará alguien que lo haga volver a la realidad porque lo malo forma raíces en el alma del injusto.  Jamás hacer eco a la mezquindad, del gobierno de turno y beneficiarse siendo escudero del que miente y aparentar regionalismo o nacionalismo mientras se come a doble cachete y no define una línea de apoyo negación ante la realidad evidente. Sólo con las manos en alto y elevando la cerviz se podrá edificar el mundo del mañana que tiene que ser libre y soberano como la conciencia del ser que aspira soñar libremente en aras de la felicidad.

20. SER ETERNO AGRADECIDO.- Todo es prestado  por un tiempo nada más como la vida misma. Todo acaba, termina y fenece para siempre. El fin de toda realización está a la vuelta de la esquina.  El cuerpo joven se envejece La mente  fértil se opaca. El afán de grandeza desfallece. La creatividad deja de ser frondosa y al final una tumba guarda el secreto de una ilusión vivida  en todo su furor o el máximo deleite de una plácida existencia en aras de la felicidad terrenal. Por lo tanto, es menester de toda persona que ansía el éxito, diariamente conforme se va avanzando; agradecer al ser divino que permite tanta bondad, a la naturaleza que nos da sus manjares, al firmamento que nos da cabida en su heredad, a la tierra que nos cobija en su regazo, a los astros siderales que con su luz se vence la oscuridad, al aire, al agua que da la vida a cada instante, a la flora y la fauna que con su belleza hace mas hermosa la existencia y todo por qué, es que el ser y el universo son uno sólo por los siglos de los siglos. En este sentido nada es extraño en el planeta, estamos ligados por una misma raíz que nos da el soplo cósmico y nos predispone a trascender en el tiempo y el espacio en su máxima expresión.

  1. Si en el ser hay propósitos bien definidos hacía nortes de ventura, con visión planetaria, sin limitaciones, fronteras ni barreras imposibles. Con objetivos bien claros e iluminados por la sabiduría y la fuerza de voluntad como arma de combate en la lucha por la prosperidad. Si se  afianzan las buenas costumbres y se crean nuevos hábitos en aras de más sapiencia y alcanzar el alto estrado de un sabio resplandor y de posteridad eterna. Si todo se hace en su debido tiempo, en el momento que es necesario y no se deja nada para mañana. Si se tiene cualidades académicas o innatas que de cierta manera lo hacen indispensable en el orbe terrenal por las bondades de su alma. Si se edifica un escenario material como forma de existencia en la cual predomina  la fuerza espiritual y sabe que no ha venido a este mundo a llorar y padecer, sino a disfrutar de todo lo existente. Si se desecha totalmente  el negativismo por un positivismo celestial, si se tiene fe en un ser superior, si se ama y se respeta al cosmos, la naturaleza, la tierra como única morada, si se tiene en cuenta que como esta vida  no hay otra. Si se da todo de si sin esperar recompensa, si se utiliza la palabra a través del arte, la cultura y la ciencia para dar amor y construir la paz; recibe sin lugar a dudas el generoso soplo divino y la ayuda invisible de la  providencia  y está destinado por ley natural, a trascender en el tiempo y el espacio y conocer  los secretos y misterios de una vida exitosa. Lograr las alturas angelicales de las grandes deidades del paraíso y saborear las mieles de los dioses que están a disposición de todos aquellos seres iluminados que saben cuál es su rol sobre la faz de la tierra y van construyendo su propio altar paso a paso en dimensión infinita, con el único fin, de  cumplir con la sagrada misión de hacer feliz a toda la humanidad.

     

     

EL LÍDER QUE  EL PUEBLO ESPERA
Quien  se forja un derrotero
Con planetaria visión
Es un guía verdadero
¡QUE DISEÑA PROYECCIÓN!


Quien con fiel creatividad
Genera su propia ruta
Luce confianza absoluta
Que le da posteridad.
Con sapiencia y calidad
Edifica su sendero
Y al ser en todo primero
Depara un ambiente grato,
Y su  liderazgo es nato
QUIEN SE FORJA UN DERROTERO.

II
Adquiere sabiduría
Y multiplica su espacio
Y al individuo más  reacio
Respeta su nombradía.
Irradia un haz de alegría
Y trabaja con pasión
Y luce una dimensión
para el que menos remonte,
Y  construye un horizonte
CON PLANETARIA VISIÓN.

III
Motiva feraz conciencia
Y defiende la justicia
Y reactiva la pericia
y la entraña se potencia.
Irradia sutil esencia
Acallando al ser artero
Y de paso es el pionero
En  que surja calidad,
Y por buscar la unidad
ES UN GUÍA VERDADERO.


Ante el caos se agiganta
Y a la crisis la domina
Y con dureza elimina
Lo que a la vida quebranta.
El ánimo se levanta
En aras de  promisión
Y le pone corazón
Pues lo que tiene comparte,
Y es auténtico baluarte
¡QUE DISEÑA PROYECCIÓN!.

V
No codicia más el oro
Sino máxima  virtud
Y por grácil actitud
Su saber es un tesoro.
Reluce a diario decoro
Y su máximo talento
Y en base al conocimiento
todo revés lo subsana, 
Y como a todos se hermana
DEMUESTRA DESPRENDIMIENTO

VI
Diariamente moderniza
Su  torrente intelectual
Y con fuerza espiritual
El real cambio sintetiza.
En su entrega perenniza
Un afecto soberano
Y con sentido galano,
sin límites ni barreras
Y un gran valor sin fronteras
¡SEA TODO SER HUMANO!.

2011-09-08

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *