EL NIÑO QUE VA A NACER

Si es del alma concebida
Es el fruto del amor
Un homenaje a la vida
¡BAJO PERFUME DE FLOR!

 

En el vientre maternal
Todo ser que ya se forma
Por ser de sagrada norma.
Tiene origen divinal.
Por latido angelical
Hasta la pena se olvida
Y es siempre luna encendida
Cubierta de blanco velo,
Y es un regalo del cielo
¡SI  ES DEL ALMA CONCEBIDA!

                         II

En su pesebre infinito
Debe haber perfecta paz
Y un horizonte feraz
Como estuvo siempre escrito
La secuencia de aquel  rito
Nunca sea interrumpida
Y con  fe comprometida
Hacer lo que más le place,
Que es el niño cuando nace
UN HOMENAJE A LA VIDA

                        IV

En su tan frágil esencia
Palpita un mañana tierno
Irradia un halo fraterno
De su mágica presencia.
En su grácil existencia
Hay un íntimo candor
Destella grato fulgor
Y un paisaje de alegría,
Y al reflejar su valía
ES EL FRUTO DEL AMOR

Toda madre por su estado
Un milagro simboliza
Y con su acción  perenniza
Un nuevo ser consagrado.
Es cual ángel adorado
De celeste resplandor
Y es aureola del SEÑOR
Que al espíritu da aliento,
Y es que ofrenda sentimiento
BAJO PERFUME DE FLOR

V

Es una luz del hogar
El bebe por su fragancia
Le da brillo a toda estancia
Con reflejo singular.
Es su imagen, sin cesar
Que todo el mundo comprenda
de bondades, una ofrenda
hacia parajes felices,
y al brindar tiernos matices
¡DEL EDÉN ES NOBLE SENDA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *