EL ENEMIGO DEL CAMBIO

Quien suplanta las funciones
Sin ninguna autoridad
Denota con sus acciones
¡SU NULA ECUANIMIDAD!

 

Hay quien tiene su trabajo
Más se pasa por encima
Y por estar en la cima
Suplanta con desparpajo.
Se entremete por lo bajo
Y hasta inventa acusaciones
Y fustiga con presiones
Y molesta a mucha gente,
Al ser más que un inconsciente
QUIEN SUPLANTA LAS FUNCIONES.

II                         

A  su entorno lo critica
Así no exista motivo
Y hasta mira despectivo
A quien  su obra califica.
Al que su aura mortifica
O luce una cualidad
Lo molesta sin piedad
Originando lamentos,
Y muestra a los cuatro vientos
¡SU NULA ECUANIMIDAD!

V                  

 

En todo lo que es ajeno
Con saña va que interfiere
Y aunque nadie lo prefiere
Actúa con desenfreno.
Como no le ponen freno
Irradia mediocridad
Y sin más veracidad
No conoce de razón,
Y asume una situación
SIN NINGUNA AUTORIDAD.

III

Por carente de ternura
A diario pierde el control
Y refleja su arrebol
Que es vacío de cultura.
En su opinión se apresura
Y trasluce mezquindad
Y en honor a su crueldad
Hasta llega a la traición,
Y asume una posición
AJENA A SU POTESTAD.

VI

Al no tener ni  bandera
Y en todo va que se mete
A su criterio somete
Al baluarte que lidera.
Aplica su norma artera
Al que va con proyecciones
Y al ser vana sus visiones
No soluciona el apuro,
Y un desequilibrio oscuro
DENOTA CON SUS ACCIONES.

Al no ser cuerdo el humano
Es el único perfecto
Lo demás es incorrecto
Por su carácter ufano.
Resulta que es un tirano
Sin mínima integridad
Y sin más capacidad
Es víctima del desprecio,
Y jamás cambia por necio
¡POR SU ESCASA DIGNIDAD!

2012-03-16

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *