EN HONOR A LA VERDAD

Más allá de la existencia
No se que hay en realidad
Que pido a la providencia
¡ME CONFIRME LA VERDAD!

Creo en DIOS omnipotente
Por la vida que sostengo
Pero incógnitas mantengo
En mi vasto subconsciente.
No es que dude firmemente
Sino que hay en mi conciencia
Un vacío que potencia
El misterio que discurre
Que anhelo ver lo que ocurre
MÁS ALLÁ DE LA EXISTENCIA.

II

Cuando cesa la energía
El espíritu florece
Y un nuevo reino aparece
Donde todo es ambrosía.
Al bueno le dan valía
Al malo, calamidad
Y surge tal variedad
Al llegar la defunción,
Y al haber continuación
NO SE QUE HAY EN REALIDAD.

III

Si al acabar el latido
Es lo último en el ser
Hay que inventar por doquier
Otro mundo con sentido.
Es que un valor desprendido
No puede morir su esencia
Debe seguir su vigencia
No importa en otra versión,
Por eso es la aclaración
QUE PIDO A LA PROVIDENCIA.

IV

El que sólo fue un ingrato
No merece ni el perdón
Más si tiene salvación
Que no sea mentecato.
Si es que adora al desacato
O propicia mezquindad
Se sancione su crueldad
Y no es historia ficticia,
Y un ángel de la justicia
¡ME CONFIRME LA VERDAD!

V

Sin nublado panorama
Y horizonte equitativo
Todo humano positivo
Al divino irá si lo ama.
Ya no habría quien reclama
Por una oscura faceta
Y con la euforia de esteta
Se califique imparcial,
Sino ante el juicio final
EL INFIERNO SE REPLETA.

VI

Si de aquella dimensión
Regresase algún creyente
Fuera el máximo creyente
De cristiana religión.
Si me explica su misión
En toda su plenitud
Borraría mi inquietud
Y mi fe no variaría,
Y en acciones brillaría
¡DE CATÓLICA VIRTUD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *