A LA FUENTE DEL AMOR

Al ser del alma un sendero
Siendo mutuo el resplandor
El regalo o el dinero
¡NO REFELEJA UN PURO AMOR!

Por ser divina expresión
Y que el humano cobija
El que es de mente prolija
Aprecia la sensación.
Lo eleva como bastión
Con espíritu sincero
Y da el rumbo verdadero
Por inspirado su trino,
Y le da luz al camino
AL SER DEL ALMA UN SENDERO.

II

Aclara la noche inmensa
Con su aureola de bondad
Y genera la amistad
Y la unión se torna extensa.
Al solitario compensa
Con un haz de su candor
Y su cálido furor
En la entraña resplandece,
Y la conciencia enriquece
SIENDO MUTUO EL ESPLENDOR.

III

Al humano lo enternece
Y le da norte a su gloria
le cristaliza su noria
Y el horizonte engrandece.
Da ruta cuando amanece
más señala un derrotero
Y por ser de halo sincero
La afinidad multiplica,
Y afecto no significa
EL REGALO O EL DINERO.

IV

Por ser casto sentimiento
Esta libre de interés
Sino deviene el revés
Y le da paso al tormento.
Le da surco al sentimiento
Y horizonte al gran valor
Y al emitir su calor
Genera un orbe fecundo,
que todo el oro del mundo
NO REFLEJA PURO AMOR.

V

Es innato en el mortal
Y se brinda al que le place
Y a su entorno lo complace
Por ser rayo celestial.
Por su aurora angelical
Es la esencia del aprecio
Más no es propio del que es necio
Al ser más que bendición
Y al surgir del corazón
IMPOSIBLE TENGA PRECIO.

VI

Propende felicidad
Vislumbra el genuino abrazo
Y eterniza todo lazo
Junto a la prosperidad.
Da a la vida calidad
Y la dicha perdurable
un ambiente insuperable
de alegría por doquier,
Y nace libre en el ser
¡COMO FLOR INMARCHITABLE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *