LA ACTITUD FRENTE AL PECADO

en

Ante horrible incompetencia
Que ofrenda crisis fortuita
Para lavar la conciencia
¡QUE LLUEVA EL AGUA BENDITA!

Se aspira un puesto mayor
Sin tener las cualidades
Y al no haber capacidades
El producto es de lo peor.
Por mantener dicho albor
Y aparentar suficiencia
Se negocia la apariencia
Y resulta con talento,
Que impone razonamiento
ANTE HORRIBLE INCOMPETENCIA.

II

Como no sabe su oficio
Es la causa del error
Y al andar sin resplandor
Origina más prejuicio.
Es tal caos grave indicio
Que al delito resucita
Y de manera inaudita
Denota su mezquindad,
E irradia mediocridad
QUE OFRENDA CRISIS FORTUITA.

II

Por escasa la justicia
El desfase marcha en coche
Y ninguno pone broche
A la ausencia de pericia.
Al pez chico se le enjuicia
Y además se le sentencia
Pero al grande su inocencia
De inmediato toma vuelo,
Que el agua se pide al cielo
PARA LAVAR LA CONCIENCIA.

IV

No corrige al ser la norma
Ni siquiera la prisión
Y el que purga una infracción
Se especializa en gran forma.
Al edicto se deforma
Que la cárcel es un mito
Por eso ningún escrito
A la insanía la calma,
Que en pos de limpiar el alma
¡QUE LLUEVA EL AGUA BENDITA!

V

Al gozar de protección
Quien va al margen de la ley
Delinque toda la grey
Porque hay mínima sanción.
Por la injusta aplicación
De códigos soberanos
De los actos inhumanos
Y de acoso está propenso,
que el ciudadano indefenso
BUSCA EL ORDEN CON SUS MANOS.

VI

Por la continua bajeza
Velozmente crece el daño
Y para nadie es extraño
Que ni el hábito es pureza.
Da el uniforme bajeza
Y el ataque no lo evita
Y como el ruin resucita
Su ponzoña da final,
Que la higiene espiritual
¡UN DILUVIO NECESITA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *