HACIA EL HITO INOLVIDABLE

en

Ante el deceso fortuito
Si hay la huella inmarchitable
Al marcharse al infinito
¡LA PARTIDA ES IMBORRABLE!

Del goce de bella estancia
Al sutil descanso eterno
Ni en un periodo moderno
Es mínima la distancia.
La energía y su fragancia
En el remanso infinito
Sucede lo que está escrito
En inconfundible albor,
que impredecible hay dolor
ANTE EL DECESO FORTUITO.

II

Del brillo de la existencia
De pronto cesa el latido
Y un nuevo faro encendido
Prodiga la providencia.
Si se actuó con eficiencia
Surge ruta inimitable
Y se torna inolvidable
Por indeleble actitud,
Y no habrá vicisitud
SI HAY LA HUELLA INMARCHITABLE.

III

Con el viaje sin retorno
Concluye un ciclo vital
Y hasta la gloria cabal
Del sepulcro forma entorno.
El humano marcha en torno
De tal estado inaudito
Y si nunca forjó un hito
Se termina la grandeza,
y origina gran tristeza
AL MARCHARSE AL INFINITO.

IV

Cuando se acerca el final
No salva ni el millonario
Ni el del todo solidario
O el practicante del mal.
Se aleja el hombre cabal
Con el corrupto insaciable
Y el de lucha indesmayable
De conducta meritoria
Y si en vida hizo historia
LA PARTIDA ES IMBORRABLE.

V

Edificar es correcto
La presencia terrenal
Por el sendero formal
En razón al intelecto.
Por el estrado perfecto
Ser el que la dicha vierte
Y muy lejos del inerte
Delegar sutil valía,
Y da rutas de ambrosía
ANTES QUE VENGA LA MUERTE.

VI

Quien de bonanza es la fuente
las puertas del cielo abre
y el que nunca nada labre
Va al abismo decadente.
Por eso hay que ser prudente
Con espíritu solaz
Y por un rumbo feraz
Seguir con fe verdadera,
Y hasta que así DIOS lo quiera
¡BAJO EL AMOR Y LA PAZ!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *