EL CONSEJO UNIVERSAL

on

No es el ser tan exitoso
Si su dicha no comparte
Tan sólo si es generoso
¡Se convierte en un baluarte!

Los dones y la riqueza
Un tiempo tan sólo dura
Y lo que siempre perdura
Es del alma su nobleza.
En cambio toda grandeza
Que hace al hombre poderoso
Es eterna hasta el reposo
Si apoya con propiedad,
Por eso la mezquindad
No es del ser tan exitoso.

II

Si se logra con trabajo
Con esfuerzo y pundonor
Proporciona el esplendor
Sino aplica el golpe bajo.
Si con todo desparpajo
De su orgullo forma parte
Si con ninguno departe
En su ruta se despista,
Y es no más un egoísta
Si su dicha no comparte.

III

Si hace gala de empatía
Y de virtuoso cariz
Fortalece su matiz
Y denota su ambrosía.
Si demuestra su valía
Con careta de afectuoso
Ayuda al menesteroso
Y da fuego singular,
Y se vuelve popular
Tan sólo si es generoso.

IV

Si ante el agudo abandono
A más de uno da la mano
Se convierte en soberano
Si al que sufre pone a tono.
Si a pesar de su buen trono
De lo que ostenta reparte
Se reviste su estandarte
Por su bondad infinita,
Y si da al que necesita
¡Se convierte en un baluarte!

Si ante el agudo abandono
A más de uno da la mano
Se convierte en soberano
Si al que sufre pone a tono.
Si a pesar de su buen trono
De lo que ostenta reparte
Se reviste su estandarte
Por su bondad infinita,
Y si da al que necesita
¡Se convierte en un baluarte!

V

Si natural da un servicio
Con sentido voluntario
Es un hombre solidario
Que no causa ni un perjuicio.
Si es que actúa con buen juicio
Genera salubridad
Y por tal virtuosidad
Denota cooperación
Que el mundo no es del felón
Es del que ama en libertad.

VI

Es la dicha duradera
Si del espíritu nace
Y si a todos se complace
Hay sublime primavera.
Si al vil llanto lo supera
Y hace firme la amistad
Se labra su eternidad
pues la vida es un tesoro,
que la dicha no da el oro
¡Sino un halo de humildad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *