AMAUTA JOSÉ MARÍA

Late en el alma su ausencia
El Ande vibra desierto
Así no haya su presencia
¡AMAUTA ARGUEDAS NO HA MUERTO!

Fue vocero de su raza
Y trascendió su valía
Y por su esencia bravía
Con el mundo hoy se enlaza.
Una firme senda traza
Por su ancestral descendencia
Y a su sangre la potencia
Bajo norte cristalino,
Y por ser reflejo andino
LATE EN EL ALMA SU AUSENCIA.

II

Recorrió el feraz camino
Por las rutas del dolor
Y al insulso resquemor
Condenó con mucho tino.
Fue su voz cual dulce trino
Que le dio aroma al fiel huerto
Y edificando buen puerto
Alabó a la gente proba,
Y al callar su bella trova
EL ANDE VIBRA DESIERTO.

III

Todo el cruel padecimiento
de una clase postergada
lo denunció en su cruzada
por horrible sufrimiento.
Narró todo el real tormento
De quien imparte violencia
Y a la injusta prepotencia
Censuró según el caso,
que eleva el polvo a su paso
ASI NO HAYA SU PRESENCIA.

IV

Con la discriminación
Convivió de forma activa
Y sin la norma inclusiva
Supo de postergación.
La desleal explotación
Que genera un norte incierto
Lo mantuvo bien despierto
para evitar el quebranto,
que así no se oiga su canto
¡AMAUTA ARGUEDAS NO HA MUERTO!

V

No pudo su pensamiento
Generar la nueva historia
Por eso viajó a la gloria
Por continuo desaliento.
Ni su vasto fundamento
Construyó la fe perdida
Ni el poder le dio cabida
En honor a su bagaje
Y hoy le rinden homenaje
LO QUE NUNCA TUVO EN VIDA.

VI

Con su verbo en bandolera
Hoy recorre las alturas
Y por las noches oscuras
Iza libre su bandera.
Su palabra verdadera
Es un hito de talento
Y de lucha es un portento
Y de paz es fértil vía,
Es que el gran JOSÉ MAR͍A
¡DE JUSTICIA ES MONUMENTO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *