LA FUERZA INTERIOR DEL SER

Usa tus facultades en forma positiva y que mejor aprendiendo algo nuevo que te eleve de posición social y veras que tu posición económica mejorará, porque sabrán valorarte de acuerdo a tu desarrollo personal.

Ordena tu vida privada evitando los excesos porque son dañinos para la salud. Aprecia tu vida porque es invalorable, proporciónate el trato que te mereces, como si fueses la joya más pura y perfecta del mundo.

Recuerda que el progreso inmediato se consigue tomando iniciativas propias y precisas en cualquier actividad de la vida cotidiana. Si hay presión familiar que te obliga a actuar diferente a lo que deseas, aléjate, porque lo primero que una persona debe tener presente en la vida es respetar las decisiones de los demás, hay que ser bueno pero solamente hasta los límites de lo justo. Para que nunca tengas problemas de dinero, elabora un presupuesto base y trata de respetarlo fielmente, pero ten presente que nunca el dinero debe interponerse en el amor, todo tiene su momento, porque la esencia del amor está en el respeto mutuo. Mira al mundo y al futuro con optimismo. Amplía tus libertades políticas, respeta las libertades económicas: el derecho a la propiedad y a la competencia, el flujo y la contratación abierta de bienes y servicios. Traza claramente los objetivos que te llevarán al progreso, porque nosotros somos el único motor de nuestro desarrollo. No tengas impulsos irrefrenables, domina tus súbitas decisiones. Hace que participe más la razón y mejora tu temperamento. Si estás melancólico contrarresta esta influencia negativa haciendo deportes o dedicándote a una actividad intensa. Educa tu cuerpo y tu alma al trabajo y a la acción. Se optimista sin perder vitalidad. No cejes en ninguno de tus empeños. Deja de lado complejos y timideces que son los lastres de tu progreso. Si tu mismo no puedes educar tu personalidad, recurre a un especialista o a un método practico de reconocido beneficio. Manifiesta tu espíritu generoso y vocación de servicio a la comunidad. Si estudias, concentra mejor tus esfuerzos, la dispersión de tu tiempo y motivos por conocer, no es favorable para un buen aprendizaje. Todos los días mira al mundo pleno de esperanzas, camina confiado en ti mismo, así tengas estrecheces económicas, piensa que pronto se va a solucionar tu problema y tendrás la holgura necesaria con que podrás realizar las precisas acciones que te depararán felicidad. Un día nos puede faltar algo para vivir, pero no va a ser por toda la existencia. Ningún mal es sin final, solo dura hasta que decidimos poner fin a su tormento con la fe divinal que todos nosotros tenemos. Si te energizas con el aire divino de la mañana, te sentirás invencible ante la mala honda de aquel que te envidia por que eres creativo e innovador y no te doblegas ante la ira cruel del indigno. Nunca te sientas empequeñecido ante las muestras de ingratitud e indiferencia del egoísta de turno. La alimaña a veces no es inmune a su propio veneno. El tiene esos desplantes ególatras es porque su espíritu no va al mismo compás que sus sueños. Por eso es que esa reacción es el resultado de su empequeñecido mundo en la cual él es eterno vasallo. Libérate de esas cadenas que resultan de azúcar ante la impetuosidad de hombres de valer y valor. Levanta la frente y mira al mundo de igual a igual, se como el sol, radiante, imponente y soberano y recorre tu sendero proclamando tu libertad a cada instante y no seas un poblador del ayer ni del presente, se un habitante del futuro con una menta sin barrotes, con amor sin fronteras, con un afecto sin límites, construyendo la paz día a día con tus acciones, diseñando la ruta del porvenir con visión universal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *