PARA FORJAR EL MAÑANA

Si cometes un error, nunca culpes a los demás, asúmela con responsabilidad, nunca pierdas amistades por excesos de vanidad. Acepta los reveses con buen humor, para ello es necesario tener bastante alegría.

Si te dedicas a los negocios, tienes que tener carácter, nunca seas indeciso, el triunfo lo consigue el más decidido. Es preferible concentrar todas las fuerzas en una sola actividad, que perder mucho tiempo en varias improductivas. Para que no caigas en la postración nerviosa, sobrecargando tus nervios; planifica al detalle y con anticipación tu negocio o trabajo. Camina con paso lento pero seguro, de lo contrario se puede resentir tu salud. Si alguien te ayuda espiritualmente y materialmente, ten fe y cautela. Si persistes en dudas, vas camino al fracaso.

Cuando tu temperamento se torna explosivo, pon a prueba tu dominio de si mismo. Si tienes malas compañías y atiendes malos consejos, tu futuro será dudoso. Los favores y la caridad se practican en silencio, así son más rentables. Se perseverante en el estudio y al final tendrás tu recompensa. Estudiar, no es tiempo perdido; sino dinero invertido. Si estudias, los conocimientos que adquieres, te aseguran un venturoso porvenir. Ama con pasión pero sin locura. Da libertad a las vocaciones por el arte y la cultura.

Dedícate a tareas creativas y espirituales y compártelas. Dale más apertura a las vocaciones artísticas. Que dentro del grupo que te rodea, la mayoría debe estar representada por personas hábiles, creativas y trabajadoras. Si quieres dominar el mundo, se perseverante y ten fe en el triunfo basado en tus virtudes innatas. El que quiere triunfar, tiene que luchar. Piensa que en el amor son felices los dos, o no es ninguno. Amor también es comprender y satisfacer a la persona amada. Acepta los errores sin demostrar ser testarudo, que no sea evidente que al no reconocerlo, vendría a ser solamente una niñería. Si quieres que reconozcan tus virtudes, hay que demostrar una real madurez. Cualquier sacrificio tiene su recompensa. No confíes mucho en las personas que te deslumbran superficialmente, porque en el fondo, son simplemente huecas; puede ser el caso. Aprende a evaluar las relaciones de la misma forma que te están analizando a ti y con inteligencia puedas discernir bien lo que más te convenga. Que nunca la familia intervenga en tus asuntos, a veces lo hacen por que te quieren, pero no es conveniente.

Cuando nos examinamos nosotros mismos, descubrimos que todos pretendemos cambiar y mejorar a los demás, pensamos que todo sería mejor si los demás cambiaran, siempre son los otros los que deben cambiar, pero la verdad es que en tanto no cambiemos nosotros y mejoremos interiormente, es inútil que intentemos cambiar y mejorar a los demás, porque el mundo, el hogar, el ambiente, cambiará en cuanto cambiemos y mejoremos nosotros y para ello nada mejor que acercarnos a Dios: cuanto más cerca de él estemos, más mejoraremos.

Camina con la despreocupada alegría de los que nada temen y todo esperan. En tu espíritu debe estar siempre el deseo de luchar hasta el fin, porque en el universo nada se destruye y la inmensa energía que anima a todos los actos de nuestra vida, solo se transforman ingresando a una nueva dimensión; cuando nuestro cuerpo sucumbe al desorden físico y tenemos que cerrar irremediablemente los ojos. Cree fielmente en DIOS porque es la justicia superior frente a la cual algunos días después, todos compareceremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *